La amistad en los tiempos modernos

Le decía el Zorro a El Principito: Tú no eres para mí todavía más que un muchachito igual a otros cien mil muchachitos y no te necesito para nada. Tampoco tú tienes necesidad de mí y no soy para ti más que un zorro entre otros cien mil zorros semejantes. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…

Estoy empezando a pensar que quizás no quiera hacer amigos nuevos nunca más. Ojalá pudiera quedarme únicamente con los que tengo y vivir mi vida compartiéndola con ellos. Sí, quizás no quiero nuevos amigos. Porque nuevos amigos son nuevas tristezas de amistades que se van. Me explico: durante toda mi vida no he parado de hacer amigos, en la escuela, en el instituto, en la universidad, en el equipo de basket… y los amigos vienen y van, pocos se quedan en mi vida. Cuando entré en el instituto hice nuevos amigos y salvo excepciones dejé de lado a los que tenía en el colegio, cuando entré en la universidad volví a hacer nuevos amigos y a muchos de los del instituto los dejé de lado también, en la propia universidad he cambiado de amigos también, durante mis años de carrera he conocido a muchísima gente y algunos de los que en mi primer año de carrera eran inseparables de mí, ahora que estoy en mi último año ni les veo el pelo. Y ya si hablamos de los erasmus os puedo escribir un ensayo.

Pero no es que deje de lado porque sí, ni porque me caigan mal, ni porque nos hayamos peleado. No, ni mucho menos. Es simplemente porque cada uno sigue su propio camino y nos hemos distanciado. Exacto, distanciado siempre ha sido la palabra para definir ésto.

img_4147

A ver, también es normal. Es la vida. Si nunca te sentiste integrado con un grupo de personas es normal que cambies de círculo cuando conoces a gente mejor y con la que te sientes más integrado. Si la gente del colegio no te gustaba es normal que en el instituto te juntaras con la gente nueva, que son grandes amistades. Si te vas a una universidad que está a más de 500 km de tu casa y vuelves 4 o 5 veces al año, normal que te distancies; pero si además tus amigos se han ido a diferentes universidades entre ellos mismos y cuando vuelves a casa lo más probable es que no estén todos pues aún se agrava más el asunto.

Cuando se acabe la universidad no sé qué haré. En mi círculo hay gente de lugares muy distantes y es casi imposible que sigamos un camino juntos después de la carrera.

Mucha gente dice que hoy es más fácil mantener el contacto, yo no lo creo así. Nos encontramos todos en las redes sociales sí, y además puedes ver qué están haciendo con su vida según qué y cuánto publiquen en su muro. Sí, eso es cierto pero: ¿con cuántos mantenéis el contacto, habláis y os cuentan su vida aunque sea una o dos veces al año por las redes sociales? A eso es a lo que me refiero. Antes no conocías a tantas personas, no hacías tantos amigos tan fácilmente, antes si tenías un amigo de verdad la gente se escribía cartas o se llamaba por teléfono y te enterabas de su vida en profundidad, formabas más parte de su vida así que mirando qué ha hecho durante este tiempo en su perfil de facebook. Al menos esto es lo que pienso yo. Pensadlo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuando digo amigos no me refiero a personas que han sido compañeros de clase o de trabajo, ni a gente que has conocido una noche de fiesta y que tienes agregado a tu perfil de tus redes sociales desde dios sabe cuándo sino a gente que ha estado a pie de cañón contigo y por la que pondrías la mano en el fuego por ellos.

A veces he pensado que no sigo en contacto con muchos por falta de tiempo. No me lo creo ni yo. ¿Falta de tiempo cuando te tiras horas viendo series, alargas la sobremesa o te pones a ver vídeos de gatitos en youtube? Ni de cerca. Falta de voluntad. Sí, hay que dedicarle tiempo para acordarte de una persona y hablar con ella, pero hace falta que le hables para ello. No deja de ser un mero pensamiento que te viene a la cabeza el hablarle a esa persona cuando no tienes voluntad de mantener el contacto.

Lo peor de todo es que antes pensaba que era sólo yo, pero ahora creo que es todo el mundo. Tengo amigos que me dicen que yo soy uno de los que más mantiene el contacto con ellos. ¿¡Qué contacto?! ¿Qué dices? Si conmigo tienes suerte si te hablo más de dos días al mes.

Quizás es que pensamos que la otra persona no va a querer hablar con nosotros porque hace muchísimo tiempo que no hablamos. Pero si es tu amigo y doy por hecho que no has matado a su perro porqué diablos no iba a querer hablar contigo. Es más, pienso que esa persona sea quien sea se alegrará de que te acuerdes de ella y de que retomes el contacto.

Quizás es que no sabemos de que hablar con esa persona porque ha pasado mucho tiempo. Pero no sería tan fácil como preguntarle qué tal le va y qué está haciendo ahora. O aún más, recordar viejas anécdotas o la última vez que hablasteis. Tan simple como eso. Doy fe.

2015-09-06-00-47-43-1

 Me estoy planteando seriamente volver a lo de antes, si por mi fuera llamaría a todos esos amigos pero mi tarifa no da para tantos minutos si con uno solo ya me puedo tirar más de una hora hablando. Tal vez las cartas sea una romántica forma de retomar el contacto con algunos. O lo mejor será hablarles por whatsapp de una puta vez o hacer skype con ellos. Creo que voy a empezar a hacer algo al respecto, de un modo o de otro, o de todos. Voy a poner voluntad en esto. Y a ustedes, si es que alguien lee ésto, os animo a hacerlo también o si no aquí tenéis un vídeo de gatitos para que podáis seguir diciendo que no tenéis tiempo para hacerlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s