Septiembre

Septiembre. Fin del verano. Vuelta a la rutina. Este ha sido un gran verano, por lo menos hasta agosto, pero como todos los años se ha acabado. Vuelvo a la ciudad por fin. Me he pasado las últimas semanas leyendo libros y en la piscina, dando vueltas a la cabeza a lo que me espera de este otoño en adelante. Me cuesta creer que este vaya a ser ya mi último año de carrera si hace dos días estaba entrando por primera vez por las puertas de mi facultad.

Pero volviendo al final del estío. Cada tarde en la piscina pensaba: ¿Será este mi último baño del verano? Así día tras día hasta hoy, porque irremediablemente ya mañana me voy de aquí. Cada tarde que nadaba era más consciente de la temperatura del agua, del viento y de la fuerza de los rayos del sol del final de la tarde.Hace unos días fue el día más caluroso del verano, pero el otoño está en el aire. Me siento como Jay Gatsby cuando su jardinero le dice que va a vaciar la piscina porque está llegando el otoño y él le pide que espere un día más antes de ello.

Decidí gastar esas tardes nadando en ríos de tinta y nadando en la piscina, lanzando mi esbelto cuerpo desnudo a las frías aguas, braceando persiguiendo los últimos rayos de sol del atardecer veraniego. Tratando de mantener la esencia estival, de que los mejores recuerdos de los viajes que he hecho no se conviertan en el bucle de la rutina,  de que mi amor del verano no se quede sólo en un amor de verano.

Aunque por mucha intensidad con la que nade, el sol cae, el verano se acaba.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s