Ilusiones

Como diría Nach, mi corazón sigue siendo invierno en Finlandia. A pesar de ello el otro día me presentaron a una chavala. Vino a cenar a mi piso con otras amigas. Es mona, no es que sea una súper modelo ni nada por el estilo pero tiene algo que me gusta y a la vez me asusta, eso es, se parece mucho a mí en lo que a personalidad se refiere, o eso me parece a mí. Va a su rollo, a su puto rollo. Y eso me encanta. Básicamente porque yo voy a mi puto rollo. Lo mismo me puedes ver con una camisa muy arreglado tomando una Desperados o me puedes ver con mi camiseta de Arch Enemy con una jarra en cada mano. Y ella igual, lo mismo la ves vestida muy pijita que con una camiseta de Marea. Es muy hippie. Yo más que hippie podría decir que bohemio. En fin, puede que vaya siendo hora de hacerse nuevas ilusiones quebradizas como la superficie de un lago congelado. ¿Para qué sirve ilusionarse? Realmente las ilusiones son una felicidad engañosa, son sueños, alcanzables, pero no dejan de ser fantasmas. Crees tener una cosa que aún no tienes, y a veces pueden parecer alcanzables y no serlo, no puedes conseguirlo de ninguna manera pero ahí estás tú, intentándolo, perdiendo el tiempo porque tienes una ilusión. Odio las ilusiones. Pensadlo. ¿Cuántas veces os habéis ilusionado y luego no os habéis desilusionado? En mi caso, muchas. Yo diría que todas no pero casi. De todas formas la vida está llena de ilusiones así que imaginaré que la próxima Desperados también me la tomaré junto a esta chica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s